martes, 2 de febrero de 2016

CARTA A UNA MUJER QUE SE CANSA DE ESTAR EN PIE

No es que el mundo sea enorme
es que a veces nos hacemos pequeñitos
ante el estruendo que afuera te hace creer
que perder es natural e inherente a quienes
no son como aquellos que se forjan
como estandartes de una guerra que no es tuya
ni mía ni de estas que conforman la palma de tu mano
no eres una más de tanto mar
que nos orilla el costado y los ojos
y es difícil estar en pie en cualquier parte
cuando te dicen que no deberías
no tendrías no podrás
es mejor ser que parecer
sumar que restarte en un instante
amanecemos con este corazón
pero pocos se van a la cama con la libertad
de utilizarlo sin preguntar qué hacer con toda esta calma que te da ser a pesar de todo y
hay que ser a pesar de
y saber que no hay tormenta que no acabe ni marejada que no se vaya por el sumidero de los dedos que sostienen tu alma en un hilo tan fuerte como el viento que no cesa
y no pesa tu aliento que no se cansa de parecerse tanto a ti misma

No hay comentarios:

Publicar un comentario